top of page

Vivir cerca de un parque reduce el riesgo sufrir cáncer de mama


Una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama en algún momento de su vida. En muchos casos, el origen de este tumor es un misterio. Los factores de riesgo conocidos —como las mutaciones genéticas hereditarias, la obesidad y el consumo de alcohol— apenas explican la mitad de los casos detectados. Un nuevo estudio con casi 3.000 mujeres de 10 provincias españolas arroja un poco más de luz sobre este tumor. Vivir a menos de 300 metros de una zona verde urbana reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama, según el trabajo, firmado por científicos de una quincena de instituciones punteras.


Los resultados del estudio muestran que vivir a menos de 300 metros de un parque o de un jardín disminuye el riesgo un 35%. Y la asociación es lineal. Vivir a menos de 100 metros supone una reducción del 44%. La epidemióloga Cristina O'Callaghan, coautora de la investigación, pide interpretar estos porcentajes “con todas las cautelas”, dado el amplio margen de error estadístico, pero subraya que la asociación observada es “robusta”.

“A partir de un único estudio no se puede extraer un porcentaje fiable, son necesarios más trabajos y con una muestra más amplia. Pero sí podemos afirmar que vivir cerca de una zona verde urbana reduce el riesgo de