top of page

Aumento de mama sin prótesis


El aumento de mama es la intervención más frecuente realizada para mejorar el aspecto estético del pecho y además supone una de las intervenciones estéticas más frecuentes en nuestro medio. La forma más eficaz para conseguir un aumento de volumen es mediante el uso de implantes de silicona, sin embargo, hay ocasiones en las que la mujer no desea portar un cuerpo extraño el resto de su vida por las posibles complicaciones que pueden aparecer o por la posibilidad de recambio especialmente si la paciente es muy joven. En estos casos, se puede plantear realizar un aumento de mama mediante grasa propia en la que no será preciso el uso de implantes de silicona. Esta técnica se conoce como lipofilling y consiste en obtener tejido adiposo de la propia paciente que, una vez procesado, se utilizará para dar aumentar el volumen de los pechos.


¿En qué consiste esta intervención?

Para obtener el tejido adiposo se debe realizar una liposucción previa. Las posibles zonas donantes incluyen el abdomen, la cara medial de los muslos, los flancos y los glúteos, en definitiva, de la zona donde sobre grasa o la paciente quiera prescindir de ella. Tras esto, el tejido adiposo debe ser procesado mediante centrifugado, lavado o decantación para separar el tejido adiposo del resto de componentes obtenidos en la liposucción. Por útlimo, el material obtenido es infiltrado mediante cánulas romas que dejan pequeños túneles de grasa en la zona receptora.

Existe la falsa creencia de que se debe infiltrar el mismo volumen en cada uno de los cuadrantes de la mama, sin embargo, es más adecuado adaptar el volumen a cada región de la mama para lograr un resultado lo más natural posible. Lo más recomendable es realizar la infiltración de tejido graso en las zonas más superficiales y en el plano profundo de la mama, dejando de este modo la glá