top of page

Subtipos moleculares del Cáncer de Mama


El cáncer de mama es una enfermedad tristemente común en nuestra sociedad. Nuestro frenético y, en ocasiones, poco saludable estilo de vida occidental se suma a una posible predisposición genética dando como resultado la realidad que vivimos: 1 de cada 8 mujeres desarrollarán un cáncer de mama a lo largo de su vida . Otras culturas, como la japonesa, se enorgullecen de unas incidencias de cáncer de mama 6 veces inferiores a la nuestras .


El gran número de mujeres, diagnosticadas cada año en España, que acude a su médico para abordar su futuro, oye terminología que puede resultar desconcertante: tipaje molecular, subtipos luminales o triples negativos. Con este artículo trataremos de aclarar el presente y el futuro de la clasificación molecular del cáncer de mama, y su importante implicación en el pronóstico y el tratamiento. Clásicamente, la clasificación del cáncer de mama se basaba en función de los hallazgos histológicos encontrados al microsocopio óptico. Estos se dividían principalmente en carcinomas ductales, si se desarrollaba en los conductos galactóforos, y carcinomas lobulillares, si aparecían en los lobulillos de la glándula mamaria. Con la entrada del siglo XXI se comenzaron a realizar en los laboratorios de Anatomía Patológica análisis inmunohistoquímicos y genéticos de las biopsias tumorales recibidas, “definiéndose una nueva clasificación de los carcinomas de tejido mamario según sus características genéticas” . Esto permitió su clasificación en cuatro categorías, atendiendo a si muestran receptores celulares a estrógeno, a progesterona, presentan aumentada la proteína de membrana HER-2, o una tasa de Ki-67 alta.